Existen diferentes maneras para lograr tener un aliento fresco. Uno de los más efectivos y prácticos, son los métodos naturales. ¿Conoces alguno?

Te invitamos a leer esta información para que conozcas varios de ellos. Así podrás batallar con uno de los mayores problemas que afecta a la población mundial, la halitosis, o comúnmente llamada: mal aliento.

Te puede interesar: Ventajas Y Beneficios De La Moringa Para la Salud

¿Cómo tener un aliento fresco?

Quizá lo primero que viene a la mente cuando hablamos de tener un aliento fresco, es visitar al odontólogo. Solo que en ocasiones no es suficiente para hacerle frente a este grave problema, se requiere de otras alternativas que lo complementen.

El primer paso siempre será contar con una buena higiene bucodental, lo otro que se debe hacer es descubrir la causa del problema. El siguiente paso, sería escoger el mejor método para tener un aliento fresco, para lo cual recomendamos los naturales, por su alta efectividad.

Al combinar estos métodos con la higiene adecuada de la boca y las visitas al odontólogo, podrás decirle adiós para siempre al mal aliento. ¿Es lo que estás buscando? Entonces te proponemos estos remedios para que pruebes con toda confianza el que te parezca el más conveniente. ¡Comencemos ya!

Mantenerse bien hidratado

Muchas personas sufren de sequedad en la boca, un problema que puede ser producido por diferentes cusas. Como resultado la cavidad bucal no se humedece lo suficiente para producir la salivación que se requiere, dejando como consecuencia la proliferación de bacterias que causan el mal aliento.

La buena noticia es que, si te hidratas bien puedes tener un aliento fresco todo el tiempo. Por eso intenta tomar la cantidad de agua que corresponda durante el día, sobre todo si tienes mucho desgaste de energía. Incluso, al despertarte en la mañana toma agua, porque durante la noche mientras duermes, puede secarse la boca y desarrollarse muchas bacterias.

Comer sano

Es importante vigilar lo que estás comiendo, puesto que algunos alimentos producen mal aliento. Por ejemplo, comer cebolla cruda, el ajo, mucho café, los lácteos, el rábano picante, así como los alimentos que contienen mucho acido o los que tienen altas concentraciones de azúcar. Para evitarlo debes equilibrar lo que comes.

Aliento fresco, una meta alcanzable | Blog Dentista En Tu ciudad

Puedes intentar comer sano, cambiando los hábitos alimenticios y de esa forma tener un aliento fresco. Como resultado, el intestino producirá una menor cantidad de bacterias que causan la halitosis. Elige ingerir alimentos como:

  • Arroz integral.
  • Proteínas de carne blanca, frijoles o semillas.
  • Vegetales de hoja verde oscuro.
  • Naranjas y otras variedades de frutas.

Remedios naturales

Ya que te mencionamos estos 2 tips básicos, ahora te indicaremos cuales son algunos de los remedios naturales que puedes utilizar con el fin de mejorar tu aliento.

Bicarbonato de sodio

Uno de los productos que cuenta con innumerables usos y aplicaciones, es el bicarbonato de sodio. Se le considera eficaz para tener un aliento fresco, porque tiene propiedades para combatir las bacterias que se alojan en la boca. Eso sí, es importante usarlo de la forma correcta.

En la mañana, con la primera cepillada, vierte un poco de bicarbonato en agua y sumerge el cepillo de dientes. Luego pásalo por los dientes, preferiblemente de abajo hacia arriba, incluye la lengua para obtener un mejor resultado. Comienza a hacerlo desde ahora y pronto disfrutarás de un aliento fresco todo el día.

Infusión de plantas aromáticas

Otro de los métodos más recomendados para tener un buen aliento, es preparar te de algunas plantas aromáticas. Podemos mencionar entre ellas la planta de romero, el hinojo, el anís, el tomillo, la menta, el eucalipto, entre otras… Además de ayudarte con el aliento, también te van a favorecer con la digestión.

4 remedios naturales para el mal aliento - Hogarmania

La ventaja de estas plantas es que, poseen propiedades antinflamatorias y son excelentes bactericidas. Por eso son consideradas, como un arma letal contra las bacterias que originan el mal olor en la boca. El modo de preparar estas infusiones es muy sencillo, después de hervirlas deberás colarlas y usar el líquido como un enjuague bucal.

Perejil para refrescar el aliento

Debido a su alto contenido de clorofila y su fresco aroma, podemos afirmar que el perejil es un buen aliado para tener un aliento fresco. Masticar unas ramitas después de las comidas o añadirlo en la preparación de los alimentos, es la forma más común de utilizarlo. En ambos casos vas a conseguir los beneficios.

Yogur

El yogur contiene dos elementos que son esenciales para mantener fresco el aliento. Nos referimos a los lactobacilos –bacterias saludables- que son capaces de combatir a las bacterias malas, distribuidas en distintas partes del cuerpo. Pero especialmente las que se alojan en los intestinos, de donde muchas veces proviene el mal aliento.

El otro elemento con el que cuenta el yogur, son los probióticos, los cuales son muy efectivos para darle a la boca ese frescor tan necesario.

Zumo de limón

Dentro de las bondades del limón tenemos que, es astringente y un potente bactericida, que lo hace uno de los principales enemigos de la halitosis. Lo decimos por dos razones. Primero, porque ataca las bacterias de todo el aparato digestivo, y segundo, regula las funciones del intestino.

Esto permite que se reduzca la producción de gases –causantes de la halitosis- que, en la mayoría de los casos se expulsan por el aparato respiratorio. Lo ideal es tomárselo dos veces al día, pero sin azúcar para tener mayor efectividad.

Prueba la canela

La canela es un poderoso bactericida, pues, una de sus propiedades cuenta con el aceite esencial aldehído cinámico. Así que, al utilizarlo como un enjuague bucal natural dos veces al día, veras como se reduce la población bacteriana de tu boca, recuperando la frescura del aliento.

Vinagre de sidra de manzana

Gracias a su composición, el vinagre de sidra de manzana es ideal para equilibrar los niveles de pH y así tener un aliento fresco. Lo puedes tomarcrudo – una cucharada sin filtrar- mezclado en un vaso con agua antes de comer, así también servirá para regular el proceso digestivo. Pero, si lo prefieres, puedes hacer unas gárgaras –mezclándolo con agua- después de las comidas. 

Esperemos que este artículo te haya sido de gran utilidad…


Avatar

James

Miembro activo de Jaenense, colaborador en temas relacionados con la salud y el bienestar en general.

Aceptas el tratamiento de datos...    Más información
Privacidad