Montegrande-San Isidro y Jaén en los Ojos del Mundo

Investigación arqueológica realizada por el Dr. Quirino Olivera recibió merecido reconocimiento en Foro Internacional de Shangai

Nominado como uno de los 10 trabajos de investigación más importantes del mundo, el estudio arqueológico realizado por el arqueólogo Quirino Olivera, sobre los sitios patrimoniales Montegrande y San Isidro, ubicados en la provincia de Jaén –Cajamarca, recibió un merecido reconocimiento en el Foro Internacional de Shangai – China.

Esta trascendente investigación es fruto de una labor iniciada, hace algunos años, por el Dr. Olivera y que en el 2012 se consolida con la contrastación de más hallazgos; año en que la Asociación los Andes de Cajamarca – ALAC, a solicitud del Gobierno Regional de Cajamarca, financió con el aporte voluntario de Yanacocha, dichos estudios apostando por la recuperación de este importante patrimonio histórico.

En el evento internacional también destacó, en la categoría de una de las mejores investigaciones del mundo, el doctor Santiago Uceda Castillo con sus trabajos en la Huaca de La Luna en Trujillo, hecho que nos propone actuar con miras a potenciar el circuito turístico norte, que coloca a esta parte del Perú en los ojos del mundo y en especial a Jaén con hallazgos impresionantes que deben ser puestos en valor.

Con motivo de este reconocimiento, se vienen realizando diversas gestiones para que en nuestro país el Ministerio de Cultura haga un merecido reconocimiento público a estos dos investigadores, por su dedicación y entrega al fortalecimiento de nuestra identidad e historia. Así mismo a través del Plan Binacional Perú – Ecuador se realizará una muestra fotográfica, apoyada por la embajada de Francia, sobre las investigaciones arqueológicas de Ecuador, en las que están siendo considerados Montegrande y San Isidro.

Próximamente, se presentará una publicación sobre los estudios realizados por el Dr. Olivera en Montegrande y San Isidro, que será financiada con el aporte voluntario de Yanacocha, consolidando el legado de Quirino Olivera para próximas intervenciones en la zona, convirtiéndose además, en pieza fundamental para la divulgación del valor patrimonial de ambos sitios.

TEMPLO ARQUEOLÓGICO EN MONTEGRANDE TENDRÍA UNA ANTIGÜEDAD DE 4,000 AÑOS
Jaén .- A menos de diez minutos del centro de la ciudad de Jaén, un grupo de investigadores, apoyados por pobladores, desenterraron dos templos que, según los primeros indicios, tendrían una antigüedad de 4 mil años y habrían sido ocupados por los ancestros de la cultura Bracamoros.

La cultura Bracamoros ocupó parte de la actual provincia de Zamora Chinchipe, en Ecuador, y de las regiones Cajamarca y Amazonas, en el lado peruano.

En ambos recintos se encontraron 14 contextos funerarios, incluyendo osamentas de neonatos y adolescentes, que fueron colocados como ofrendas en diferentes momentos a lo largo de los 800 años que duró la ocupación de estas edificaciones.

Los sectores donde se encontraron estos hallazgos son conocidos como Montegrande y San Isidro, lugares donde por varias décadas los moradores que habitan por los alrededores estuvieron a punto de invadir estas áreas con fines agrícolas. Es más este importante espacio llegó a ser utilizado como botadero público.

Cuando los arqueólogos empezaron su trabajo, hallaron primero grandes muros semicirculares construidos con una mezcla de argamasa de barro y piedras de hasta 200 kilos de peso. Y si se sigue excavando se podría dar con vestigios anteriores a Chavín, Caral y Ventarrón, pues ni en los Andes ni en la costa se han encontrado templos tan antiguos y con estas características.

El equipo quedó sorprendido por la técnica utilizada por los antiguos pobladores de esta localidad, quienes adornaban los muros aplicando tierra de colores, y porque fueron descubiertas ocho fases de construcción con alineamientos perfectos.

Según explicó Quirino Olivera, la construcción de los templos de Montegrande y San Isidro data aproximadamente del año 2,000 antes de Cristo. Son templos únicos en su género y los primeros hallados en un área que, por su ubicación geográfica, es una zona de contacto entre la selva y los Andes, de modo que “estaríamos frente a una de las primeras civilizaciones del Perú”.

En los templos recientemente descubiertos se hallaron caracoles y conchas Spondylus, lo que revela que hubo relación entre los pobladores del nororiente del Perú y de la costa ecuatoriana.

Los pobladores de San Isidro y Montegrande participan directamente en el proyecto de investigación arqueológica, con el apoyo de la Municipalidad Provincial de Jaén, que preside el Ing. Jaime Vílchez Oblitas, quien en su reciente visita a este lugar, se comprometió a continuar apoyando con la siguiente fase de investigación.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: