Los Brazos Cortados de Huamantanga

   Según versión muy antigua, los chotanos anhelaban llevar al Señor de Huamantanga como santo patrón porque era muy milagroso y porque la Santísima Inmaculada Concepción había desaparecido de Chota, durante la invasión de las fuerzas militares chilenas.

   La imagen del señor de Huamantanga era muy grande y los brazos abiertos chocarían con las malezas y ramadas de los árboles, por ello decidieron cortarlos desde el desgonce de los hombros, contrataron un experimentado carpintero para realizar el sacrílego acto. El carpintero cortó los brazos al Señor desde los desgonces, al terminar el encargo, vio al cuerpo de la imagen contornearse por el dolor del corte y empezaba a correr sangre a borbotones de ambos brazos cercenados; aterrorizado el carpintero pidió perdón a gritos, pero al instante cayó muerto. Los chotanos, al ver el castigo, se desanimaron llevar la santa imagen a su tierra por temor a un ejemplar castigo como el sucedido al carpintero.

   Otras informaciones recogidas por la familia Montero-Moreno, cuentan que el Señor de Huamantanga era una imagen completa y sus brazos no estaban cortados, dicen que al Señor lo traían en procesión desde Huancabamba, el camino era angosto y cubierto de montes y malezas, impidiendo avanzar la procesión; los brazos del crucificado se enredaban de continuo con las ramadas, por tal motivo contrataron un carpintero para que los corte y sea más fácil el traslado, cuando el carpintero terminó de cortar los brazos, la imagen dio un profundo quejido y empezó a correr abundante sangre de las heridas producidas por los cortes. El carpintero murió al instante pidiendo perdón. La imagen a partir de esa fecha quedó con los brazos cortados.

Recopilación: Ulises Gamonal Guevara.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: