Aniversario

[et_pb_section admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”Fila”][et_pb_column type=”1_3″][et_pb_sidebar admin_label=”Barra lateral” orientation=”left” area=”et_pb_widget_area_1″ background_layout=”light” remove_border=”off” /][/et_pb_column][et_pb_column type=”2_3″][et_pb_text admin_label=”Texto”]

Los Bracamoros y el 194 Aniversario de la Proclamación de la Independencia Jaenesa
La Proclamación de la Independencia de Jaén el 4 de junio de 1821, fue un acontecimiento realizado por ciudadanos en su mayoría de origen migrante con apellidos coloniales, se deduce de quienes firman el Acta de la Independencia, no se lee ningún apellido autóctono por solo mencionar: Chapia, Huatangare, Ocupa, Zizingo, Cumbia, Tucto, Murunduro, Canache, Unkush. Esto no quita el valor a tan significativo suceso histórico en el proceso de consolidación del Perú como estado nación, suceso reconocido y valorado por grandes maestros de la Historia, Diplomacia y Filosofía Peruana: Víctor Andrés Belaunde, Alberto Tauro, Waldemar Espinoza, José Martín Cuesta, Félix Denegri, Raúl Porras Barrenechea, Rober Maclean, Gustavo Pons Muzzo y otros.

En los años de consulta bibliográfica que efectúo referente a los orígenes y bravura de los temibles Bracamoro, Bracamoros, Paqamoros, Pukamuros, Pakamores y otros términos parecidos, todos se refieren a la misma nación que habitó en las riberas del Alto y Bajo Chinchipe (Chinchipe en Perú y Mayo en Ecuador), ciertos apellidos indicados aparecen en las crónicas, especialmente de Cabello de Gamboa y Jiménez de la Espada; por ello mis planteamientos son a base de documentos históricos de los cronistas; ciertos profesionales en Ciencias Sociales de esta localidad se avergüenzan de ello, tratan de negar la existencia de una heroica nación amazónica y sus aliados de la floresta tropical, los anti Bracamoro son peor que el Tomás bíblico, observan en el Museo local notables evidencias arqueológicas y etnológicas: enormes lanzas de chonta de hasta veinte palmos, cerámica con retratos de los personajes tal como lo describen los cronistas, además la famosa cerámica CORRUGADA o Cerámica Bracamoro muy abundante en estos lares, por solo mencionar en el caserío Rinconada Lajeña (distrito de Jaén), en los valles de los distritos Chontalí, Bellavista (Jaén), Huarango, Chirinos, La Coipa, San José de Lourdes (San Ignacio) extendiéndose esta cerámica por el norte hasta Piura (provincias Huancabamba y Ayabaca) siendo su más alta expresión amazónica los Huayacundos; arqueólogos y estudiosos de la Amazonía vienen investigando para conocer los orígenes de la gran Cultura Vicús, que posee gran similitud con la cerámica de la Cuenca del Chinchipe-Marañón, que podría ser de origen amazónico.

No se conoce con qué criterios tratan de negar lo mescrito en las crónicas y en las evidencias arqueológicas y etnológicas que los naturales Awajún lo aceptan como fuentes verídicas, opino que lo hacen para confundir a las jóvenes generaciones nacidas en estos valles, con el fin de quitarles su identidad histórica, que sientan a Jaén como tierra baldía, sin espíritu ni historia, tratan de realizar un nuevo etnocidio con las jóvenes generaciones numen de su ser, plasmado en los míticos Bracamoros, continuado el presente milenio por el heroísmo Awajún en la guerra del Baguazo, donde ofrendaron su vida mestizos y nativos en defensa de la vida, la Amazonía y su sagrado territorio integral.

GUERRERO AMAZONICOobeliscoSe ha propuesto que en un lugar adecuado del obelisco a concluir se agregue la estatua de un guerrero amazónico con lanza en ristre en posición de ataque y bravura, a los pies del guerrero aparece un yelmo, símbolo de la conquista europea y en los alrededores del obelisco incluía la palabra JAEN DE BRACAMOROS, como reconocimiento histórico a la primera capital política y económica de la Gobernación de Jaén de los Bracamoros, cuyo nombre primigenio fue: San Leandro de Jaén de los Bracamoros, fundada el 10 de abril de 1549 cerca de la ciudad Santa Rosa-Jaén, a partir de esta nueva fase de dominio, los nativos empezaron la resistencia silenciosa, una noche de luna nueva, desde el sector Tupay Tupana, millares de indígenas atacaron a la vieja ciudad de Jaén de los Bracamoros a finales del siglo XVIII, naturales famosos por sus ataque sorpresa y velocidad en su accionar, naturales muy temidos por españoles y mestizos, a los rebeldes se les llamaba despectivamente: “Bracamoros”, “Jíbaros”, “Salvajes”, “Chunchos” y otros despectivos; los sobrevivientes de la ciudad Jaén de Bracamoros, bajaron provisionalmente a guarecerse en la ciudad de Tomependa (ubicada cerca de la unión de los grandes ríos: Chinchipe, Marañón y Utcubamba, cerca del Pongo de Rentema), finalmente el 03 de octubre de 1805, cuando aún la Gobernación de Jaén de los Bracamoros pertenecía a la Real Audiencia de Quito, deciden las autoridades coloniales ubicar el asentamiento definitivo del pueblo en la margen izquierda del río Amujú, sector La Quintana, siendo Gobernador don José Ignacio Checa, Vicario Alejandro Crespo y Casaus y Presidente de la Real Audiencia de Quito, el Capitán General Barón de Carondelet.

Estamos celebrando el 194 aniversario de la gloriosa Proclamación de la Independencia de la Gobernación de Jaén de los Bracamoros, cuando un 4 de Junio de 1821, esta legendaria e histórica de región altoamazónica por el principio de Libre Determinación de los Pueblos, retorno al Perú libremente, 56 días antes de la Independencia Nacional y consolidó la frontera Nor Oriental del Perú como Estado-Nación. ¡Feliz 194 aniversario pueblo querido!

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][et_pb_row admin_label=”row”][et_pb_column type=”4_4″][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

A %d blogueros les gusta esto: